OTOÑO-INVIERNO 20

sobre la
colección

Para esta temporada, Vitamina se inspira en el estilo de vida de su Fashion icon Justina Bustos, un estilo muy activo, fresco y contemporáneo, que lleva con gran femineidad y natural elegancia eligiendo prendas y conjuntos que la hacen verse y sentirse bien.
Las siluetas son suaves y entalladas, sofisticadas y versátiles; muy cinematográficas, cada una reflejando diferentes personajes en diferentes ocasiones. La sastrería con su estructura, los jeans de calce perfecto, los vestidos fluidos y los escotes decisivos acompañan en esta creación.
La iconografía y arquitectura de los 70, vía los 90, exhibe una exuberancia delicada que deviene en una identidad forjada entre lo femenino y lo minimalista, lo adornado y lo neto. Toques retro y pizcas setentosas en poleras y botas altas; minimalismo utilitario de los 90… bolsillos cargo y cuero sintético; y el brillo de los 80… aros protagónicos y drapeados. Sin embargo, todo se encapsula en un algo que podríamos llamar el a-b-c del femenino moderno: un femenino que busca la utilidad y practicidad para sobrellevar las agendas full-time pero también la seguridad de verse bien.
La paleta de colores se basa en la sustracción del color, con escala de grises, off-white y negro, en donde la forma, el volumen y la textura pasan al frente. Sobre esta base monocromática sobreviene el color, que es la esencia de Vitamina. Óxido, curry, ladrillo y naranja, acentos de una paleta en azul Klein, esmeralda, plata y tornasolados metálicos.
A través de toda la colección hay una celebración a lo femenino con vestidos para todos los usos y todos los cuerpos, pantalones que ciñen la cintura y la definen, y blusas que dejan ver detalles delicados de frunces y nudos.
Abundan los estampados inspirados en florales de orígenes varios, texturas reptiles y felinas, y batik, literales o en abstracto. Las texturas se sienten en tweeds, paños, chiffón y sedas, acentuadas con el detalle urbano del símil cuero.
Lo ordinario se hace extraordinario cuando la confección y la calidad de los materiales son impecables permitiendo así la trascendencia en las temporadas. La camisa blanca en poplin, el abrigo de paño, un vestido chemise de punto, la pollera pencil elastizada son los básicos que perduran para siempre y mejoran con el tiempo. Entendemos que el futuro de la moda no es una tendencia sino la búsqueda por un impacto más positivo en el planeta: hacer ropa de calidad generando consciencia, utilizar materias primas de origen sustentable y auspiciar procesos productivos eco-friendly son los nuevos pilares de Vitamina.
Botas con taco, al tobillo, rodilla y muslo pensados para situaciones más urbanas o nocheras. Borcegos y zapatillas para ocasiones más relajadas. De materiales nobles, hechos en Argentina como cueros lustrados y grabados.
Carteras, shoppings y mochilas en cuero, poliuretano y gabardina, llevan detalles únicos que marcan la diferencia: logotipos vistosos, colores brillantes y cierres llamativos son algunos ejemplos. Vuelve como protagonista el cinto, un detalle que permite marcar la cintura y hacer los looks más femeninos. Aros asimétricos, multi argollas y multi cadenas… Brillos metálicos que completan el look.
Cada look cuanta su propia historia y en Vitamina, vestirse es una forma de auto-expresión que comunica algo más profundo que una tendencia. Es vestirse para convertirnos en quien queremos ser.

 

#VitaminaInspira